martes, 18 de abril de 2017

Lectura recomendada para el Día del Libro: Sin compromiso, de Curtis Sittenfeld

Ya tenemos aquí mismo el Día del Libro y, para celebrarlo, os traigo una recomendación de uno de los libros que más me ha gustado últimamente: Sin compromiso, de Curtis Sittenfeld, una divertidísima recreación de Orgullo y prejuicio, de Jane Austen, que traslada las aventuras de las chicas Bennet al siglo XXI.

 
 


Sin compromiso
Autora: Curtis Sittenfeld
Editorial: Siruela
Colección: Nuevos Tiempos
 
Jane Austen es una de mis escritoras favoritas, así que no podía perderme esta recreación moderna de Orgullo y prejuicio, que ha sido todo un éxito de ventas en Estados Unidos y que ha contado con las críticas más entusiastas. ¿Queréis saber que hubiera sido de las hermanas Bennet en el siglo XXI? Esta divertidísima novela traslada a los personajes de Orgullo y prejuicio al Cincinnati actual y lo hace con el estilo irónico y divertido que caracteriza la novela original. Al igual que en la novela de Austen, a la pequeña ciudad de los Bennet llegan dos codiciados solteros que, por supuesto, se convierten en el objetivo de la madre de las chicas, deseosa de verlas casadas. Pero las alocadas chicas Bennet tienen otras preocupaciones más propias de los nuevos tiempos, como la maternidad a los cuarenta, la inestabilidad laboral, los problemas económicos o las nuevas dietas de adelgazamiento.

Liz Bennet es, en esta recreación, una periodista treinteañera que vive en Nueva York y regresa a su ciudad natal para ayudar a su desastrosa familia, que se enfrenta a varias crisis a la vez, aunque las más acuciantes son la reciente enfermedad de su padre y la ruina económica. Al igual que la Lizzy austeniana, la protagonista es divertida, franca, leal, directa, la más cuerda de su alocada familia... y, claro, llena de prejuicios que suelen distorsionar su forma de ver a los demás y hacer interpretaciones erróneas de las situaciones.

La recreación de Sittenfeld respeta los caracteres de los personajes originales, adaptando sus vidas al siglo XXI, y establece situaciones paralelas con las principales escenas de la novela de Austen. Así, encontramos a la dulce Jane, tan bondadosa como en el libro original, aquí reconvertida en una monitora de yoga soltera de cuarenta años que está haciendo un tratamiento de fertilidad para lograr su sueño de ser madre; o la alocada Lydia Bennet, la más joven de las cinco hermanas, guapa, engreída, perezosa y bastante maleducada, que vive pegada a su móvil, hace crossfit y recomienda a todo el mundo los beneficios de la dieta paleo. El señor Bennet sigue siendo incapaz de hacerse con las riendas de su vida ni de enfrentarse a la realidad y tiende a esconderse de los problemas en su estudio y la señora Bennet... bueno, como siempre, la señora Bennet es lo mejor del libro porque da igual que estemos en el siglo XIX o en el XXI: la señora Bennet no cambiará nunca y nos ofrece siempre esos diálogos desternillantes y disparatados de una mujer clasista y conservadora, que vive por encima de sus posibilidades y está obsesionada con casar a sus hijas.
 
En cuanto a los personajes masculinos, Fitzwilliam Darcy, orgulloso y distante, es ahora un reputado neurólogo que se va a ver arrollado por ese tren de mercancías que es Liz Bennet, y Chip Bingley, el ferviente enamorado de la mayor de las Bennet... en fin, si os digo que participa en un reality televisivo para buscar esposa, creo que entenderéis que la comedia está servida.
 
Uno de los aspectos más divertidos de esta novela es descubrir en qué se han convertido los personajes originales, porque los encontraréis a todos, pero también los diálogos chispeantes (son especialmente divertidas las discusiones entre las cinco hermanas Bennet o los irónicos comentarios del señor Bennet, muy fieles al espíritu del personaje austeniano) o las alocadas situaciones a las que se enfrentan las chicas. Muchas escenas de la novela de Austen aparecen recreadas en otras modernas, pero, por supuesto, también se incluyen otras escenas completamente nuevas, fruto de los cambios que se han producido en estos dos siglos.

¿No habéis leído Orgullo y prejuicio? No pasa nada: creo que la novela es igual de amena para aquellos lectores que no hayan disfrutado de la original y puede leerse de forma independiente. La trama es entretenida, los personajes únicos y pone una mirada irónica sobre nuestra época, tratando temas muy actuales, como la maternidad tardía o la homosexualidad, pero también demostrando que algunas cosas (como el amor, las relaciones familiares o las diferencias de clase) no han cambiado tanto.

Sin compromiso es mi recomendación para este Día del Libro. Hay que reconocerle a la autora que es una apuesta arriesgada esto de retomar un clásico de tanto peso, pero creo que ha sabido sacarlo adelante con nota. Me he divertido muchísimo reencontrándome con las hermanas Bennet y alguna de ellas me ha caído mejor que en el libro original, tal vez porque la autora ha mirado a los personajes con algo más de ternura que la despiadada perspectiva de Jane Austen, llegando a ofrecer una salida más digna a todas las hermanas que la que les dio la autora británica. Si os animáis a leerla, no creo que os decepcione esta recreación actual de su universo, perfectamente adaptado al siglo XXI, aunque fiel al espíritu original de la novela. Ah, y sí, podréis daros un paseo por Pemberley, por supuesto...

Por si os interesa Sin compromiso, aquí os dejo los enlaces de compra en Amazon tanto del libro como de la versión en e-book. ¿No has leído Orgullo y prejuicio? Vale, pues también te dejo el enlace por si te animas:



 
¡Hasta el próximo post!

No hay comentarios:

Publicar un comentario