martes, 11 de octubre de 2016

Libros para niños: "Imelda y el Rey de los Duendes"

¿Os gustan los cuentos clásicos? ¿Esos de hadas y duendes, con preciosas ilustraciones y en las que el bien y el mal están claramente definidos? Imelda y el Rey de los Duendes reúne todas estas características, al tiempo que ofrece una buena reflexión sobre el egoísmo y la crueldad.



 
Título: Imelda y el Rey de los Duendes
Autora: Brionny May Smith
Editorial: SM
Edad recomendada: De 4 a 8 años

Cuando vi la portada del nuevo libro de SM, Imelda y el Rey de los Duendes, me sentí transportada a mi niñez. Hasta el tacto de la portada es como el de esos cuentos clásicos que heredabas de la infancia de tus padres, con el cartón grueso, algo áspero, y las letras del título en relieve, en color dorado. Incluso el lomo del libro, en rojo oscuro, sobre el que destaca el título en dorado, imita el de los libros de cuentos clásicos.
 
El cuento tiene, además, todos los elementos de las historias de siempre: un bosque remoto, una niña (que, aparentemente, vive sola), hadas, duendes... Allí todos viven felices, especialmente Imelda, que es amiga de las hadas y le enseñan hechizos secretos. Pero, un día, llega al bosque un ser malvado: el Rey de los Duendes, que es egoísta y cruel y disfruta aterrorizando a todos los habitantes del bosque. Las hadas, amables por naturaleza, creen que podrán suavizar su carácter si le reciben con cariño, así que organizan una fiesta para el malvado rey, pero este se comporta de forma grosera y autoritaria y acaba secuestrando a la Reina de las Hadas, porque se niega a compartir el trono del  bosque. Por suerte, Imelda ha aprendido mucho de sus amigas e idea un plan para liberar a la reina y dar la oportunidad al rey de mostrarse generoso.
 
Las ilustraciones siguen la estela de ese aire retro, con Imelda vestida como una campesina de las de los cuentos clásicos (con delantal, mejillas sonrosadas y descalza, no le falta detalle), las hadas con preciosas alas de libélula y el Rey de los Duendes como un monstruo feo y verde, de rostro amenazador y gesto violento, todos rodeados de un exuberante bosque de árboles frondosos, setas y flores de alegres colores. Las ilustraciones dan la sensación de estar abarrotadas, de no dejar  casi espacios vacíos, al modo de la ilustración tradicional.
 
El cuento mezcla texto y cómic, lo que resulta muy atractivo, sobre todo para los peques que están aprendiendo a leer. Además, la trama de este cuento habla a los niños de importantes valores, como la generosidad, la amabilidad, la humildad y el ingenio, frente a la avaricia, el egoísmo y la ambición. En definitiva, se trata de un cuento de los de siempre, con un mensaje atemporal, que encantará a los niños. A mi hijo mayor, desde luego, le ha gustado mucho. Su ilustración favorita es la del banquete de las hadas y recorre uno a uno todos los deliciosos platos que hay sobre la mesa para después decirme que tenemos que hacer una fiesta igual, con todas esas cosas ricas. Es sí, a diferencia del Rey de los Duendes, él promete compartir la comida con su hermano.
 
Os dejo el booktrailer de Imelda y el Rey de los Duendes, realizado por Una Mamá Novata, para que echéis un vistazo al libro:
 
 
 
 
 
Por si os interesa disfrutar de este cuento con vuestros peques, también os dejo el enlace a Amazon:
 
 
 
 
Espero que os haya gustado la reseña de hoy. ¿No os encantaban de pequeños los cuentos de hadas?

3 comentarios: