viernes, 2 de septiembre de 2016

#mujeresquesonhistoria: Isadora Duncan

La bailarina y coreógrafa Isadora Duncan rompió todas las reglas, tanto en el mundo de la danza como en su vida personal. Rechazó todos los convencionalismos y abrió la puerta a la danza moderna, liberando al baile de los rígidos esquemas que le constreñían. Con la recuperación de esta figura, me sumo a la iniciativa #mujeresquesonhistoria.

 
No iba a publicar hoy, pero he decidido unirme a la iniciativa #mujeresquesonhistoria y participar en el carnaval de posts organizado por Madresfera. Se trata de una forma de reivindicar el papel que han tenido las mujeres en la historia, en vista del descuido que han tenido una importante editorial y una juguetera, que han creado una colección de figuras históricas y, de 60 piezas, ninguna es mujer.
 
Iba a dejarme llevar por mis preferencias literarias y escribir sobre Jane Austen, Virginia Woolf o Ana María Matute, pero al final he decidido salir de mi zona de confort y escribir sobre la bailarina Isadora Duncan (San Francisco, 1877- Niza, 1927), que rompió con los patrones clásicos de la danza y su nombre se convirtió en sinónimo de libertad y sentimiento.
 
Isadora Duncan danse sur la plage (1915). Foto: Arnold Genthe
 
Considerada la creadora de la danza moderna, Isadora Duncan destacó por su carácter libre y extravagante, sus ideas liberales y su poco convencional modo de vivir. Nacida en el seno de una familia estadounidense de clase media-alta, una sucesión de acontecimientos convulsionaron su infancia: su padre, un importante banquero, fue acusado de fraude y encarcelado, su madre se divorció, perdieron su vida acomodada y a los 10  años Isadora dejó el colegio.  Su espíritu libre no aceptaba las normas del encorsetado sistema escolar de finales del siglo XIX, y se concentró en su formación como bailarina.
Con 19 años se trasladó a Europa, donde su peculiar estilo de danza supuso una ruptura total con la danza clásica y pronto logró un éxito arrollador.
Su vida personal era tan poco convencional como su danza. Se manifestaba en contra del matrimonio y a favor del amor libre, se especula sobre su posible bisexualidad y tuvo dos hijos de padres diferentes. Los pequeños fallecieron en un trágico accidente automovilístico, lo que sumió a la bailarina en una depresión que la llevó a plantearse el suicidio en varias ocasiones. Se aferró a su carrera como a una tabla de salvación y se centró en la danza, sus alumnos y las campañas benéficas a favor de niños necesitados.
Pese a su rechazo del matrimonio, finalmente se casó con un poeta ruso 17 años más joven que ella, adicto al alcohol y de carácter agresivo, lo que acabó pronto con la relación.
El declive llegó a su vida profesional. Isadora vio cómo su estrella se apagaba y sus seguidores la olvidaban. Tenía 50 años cuando falleció en un absurdo accidente: su chal se enganchó en las ruedas de un coche y la estranguló antes de que el conductor se diera cuenta.

Rompiendo las reglas

La danza de Isadora Duncan rompió todas las reglas de la danza clásica. Frente a la rigidez del ballet y sus pasos estructurados, sus movimientos eran libres y fluidos, guiados por las emociones. Desde niña sintió fascinación por el mar y el movimiento de las olas inspiró la base de su personal estilo, también influenciado  por las expresiones artísticas de la Antigua Grecia, las danzas tradicionales y los bailes sociales.
Tenía un concepto filosófico de la danza, en busca de una expresión de emociones que nacía del interior, y como rechazaba los movimientos formales, su baile parecía una continua improvisación, llena de naturalidad.
Su puesta en escena también era revolucionaria: nada de aparatosos decorados y tutús y zapatillas de punta, sino escenarios prácticamente vacíos, túnicas vaporosas y pies descalzos, sin maquillaje y con el pelo suelto, frente a los complicados maquillajes y los rígidos moños de las bailarinas clásicas.
Hasta su elección de música era poco convencional. Se negaba a bailar partituras escritas expresamente para ser bailadas, sino que consideraba que podía bailar cualquier tipo de música.
Para que os hagáis una idea de la forma de bailar de Isadora Duncan, aquí os dejo un vídeo que se recrea su manera de bailar.
 
 
 En el siguiente vídeo, una muestra de coreografías de The Isadora Dance Company:


 
Por último, la conocida bailarina española Tamara Rojo baila a la manera de Isadora Duncan una pieza de Brahms:
 

 
 

8 comentarios:

  1. Si hubiese participado en este carnaval probablemente habría coincidido en la elección. Soy superfan de Isadora Duncan!! La manera de plantear su vida y como revolucionó la danza, en aquella época lo encuentro admirable!! Una persona que vivió la vida intensa y plenamente aunque por desgracia su trayectoria también estuvo repleta de tragedias y decepciones!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que su vida estuvo llena de tragedias y que se enfrentó al escándalo y la incomprensión social, pero sin duda demostró gran fortaleza para afrontarlo y vivir de forma intensa.
      El carnaval de post está activo hasta el día 9, así que, si te apetece, aún estás a tiempo de participar. Besos!

      Eliminar
  2. Genial, Marian, la verdad es que no la conocía, gracias x el descubrimiento. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado descubrir a Isadora Duncan :) Besos!

      Eliminar
  3. Me encanta! En mi época universitaria hice teatro e hicimos una obra en la que éramos mujeres conocidas de la época reunidas en casa de Dolly Wilde (sobrina de Oscar Wilde), recuerdo perfectamente a Isadora Duncan y la persona que la interpretaba :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiera encantando ver esa obra! Aquella época tuvo mujeres muy interesantes. De Dolly Wilde no sé nada, pero me ha picado la curiosidad y voy a investigarla un poco. Gracias por comentar!

      Eliminar