viernes, 1 de julio de 2016

Cocinar con niños: Polos de limón

Hacía un siglo que no publicaba una receta para cocinar con niños, así que me hace ilusión retomar esta sección. Traigo una receta sencilla, que se puede hacer incluso con los más pequeños, y muy apropiada para el verano. Además, me parece una forma genial de echar el "cierre por vacaciones" en el blog. Vamos con esos polos de limón.

 

 
Ingredientes:
 
120 ml. de zumo de limón (aproximadamente 2 ó 3 limones)
100 ml. de agua
90 gr. de azúcar
 
1. En un cazo calentar el agua con el azúcar para que ésta se disuelva.
 
2. Exprimir los limones y mezclar el zumo con el agua del cazo (remover con una cuchara de madera para que se mezcle bien).
 
3. Rellenar las poleras (salen entre 4-6 polos).
 
4. Introducir los moldes en el congelador. Deben estar unas 8 horas mínimo para que se congelen.
 
5. Un truquito a la hora de desmoldar: si no salen bien, sumergir el molde en agua fría (suele bastar con menos de medio minuto) para sacarlos con facilidad.
 
Como veis, es una receta bien sencilla y de la que todos disfrutaréis mucho. A mi hijo mayor le encantan estos polos, tanto hacerlos como comerlos. Al pequeño no le hacen demasiada gracia el sabor a limón, pero se pueden hacer de otras frutas. El año pasado los hicimos de otros sabores, como estos polos de naranja que salieron deliciosos.
 
Con esta receta me despido durante un tiempo. Es tiempo de vacaciones, de disfrutar de la familia, de irnos a la playa y al campito de los abuelos (como dice mi hijo mayor), o, simplemente, de combatir el calor de la ciudad en la piscina. Es tiempo de leer, comer cosas ricas, excederse con algún helado, descansar un poco (lo que nos dejen los peques)... En fin, de desconectar de la rutina y eso incluye al blog. Os deseo un feliz verano y espero encontraros a la vuelta. Besos!! 

5 comentarios:

  1. Que pases unas muy buenas vacaciones guapa, nos vemos a la vuelta!!

    ResponderEliminar
  2. Qué rico Marian!! A mí me encantan! En verano son de lo más refrescante. Pero no sabía que calientas el agua con el azúcar, una cosa más. Buen verano!! Y qué descanses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Seoane! He tardado un siglo en contestar, pero andaba con el blog cerrado por vacaciones ;) Lo de calentar el agua es para disolver bien el azúcar (que en frío no se disuelve igual). Besos!

      Eliminar