viernes, 20 de mayo de 2016

Aprendiendo a hablar: el desarrollo del lenguaje infantil

Me fascina la adquisición del lenguaje en los niños. Es increíble cómo pasan de sus primeros balbuceos y onomatopeyas a pronunciar sus primeras palabras y, después, a unirlas formando frases cada vez más complejas. Ver a mis hijos aprender a hablar es una de las cosas más increíbles.


El mayor va para académico de la Lengua. Empezó a hablar de forma precoz y siempre ha tenido un vocabulario exquisito. Mi suegra dice a veces, con todo el cariño del mundo, que habla "como un viejo". Desde muy pequeño construye frases complejas, emplea correctamente las conjugaciones verbales y tiene un vocabulario inmenso. Además, le encanta hablar. Como es tímido, de primeras no parece muy hablador, pero en cuanto coge confianza se convierte en un charlatán que no calla ni debajo del agua. Cada vez pronuncia mejor los fonemas, por lo que la lengua de trapo (que tanto me gusta) va quedando atrás, aunque aún hay algunos sonidos que se le resisten.
 
 
 
El pequeño va más despacito. Cada niño tiene su propio ritmo y, en su caso, su prematuridad hace que todo sea más lento, incluida la adquisición del lenguaje. Tardó un poco en arrancarse a hablar, pero en las últimas revisiones, los médicos se han quedado muy impresionados con su amplísimo vocabulario, que ya ronda el centenar de palabras, y la forma en que comprende absolutamente todo. La neuróloga nos hizo notar que a estas alturas ya debería estar haciendo frases cortas, sobre todo con un vocabulario tan extenso, pero también nos recordó que cada niño tiene sus ritmos.
 

Etapas del lenguaje infantil

Tras las últimas revisiones, me ha dado por investigar un poco sobre el lenguaje infantil, para tratar de comprender cómo se lleva a cabo el fascinante proceso de aprender a hablar. Los expertos dividen la adquisición del lenguaje infantil en dos etapas, subdivididas a su vez en varias fases. Las edades mencionadas son meramente orientativas, porque como bien hemos visto antes, cada niño tiene su propio ritmo.
 
La etapa prelingüística (0-12 meses) se corresponde con las primeras emisiones de sonidos. El llanto es la primera forma de comunicación de los bebés, para después empezar a expresarse con la risa, chillidos, gruñidos... Entre los 4-7 meses aparecen los primeros juegos vocales y los primeros parloteos. Entre los 8-12 meses las posibilidades de comunicación van aumentando gracias a los gestos simbólicos (decir adiós con la manita, señalar lo que quieren...) y siguen experimentando la emisión de sonidos con la lalación (repetición de sílabas), la imitación de sonidos de animales y de algunos objetos (como el "brum brum" del coche)... Además, en esta fase ya es capaz de entender un buen número de palabras cotidianas y frases sencillas.
 
A partir del año, los niños entran en la etapa lingüística (1-6 años), que comienza con la pronunciación de las primeras palabras (al principio sin entender su significado, pero pronto serán capaces de comprenderlo). Al principio, hasta los 18 meses, aproximadamente, la capacidad de comprensión de los niños supera a la de expresión, aunque muestran gran interés por el nombre de las cosas y señalan objetos y personas y mencionan su nombre. Entre los 18-24 meses se produce un aumento significativo del vocabulario, identifican imágenes y empiezan a hacer pequeñas frases de dos o tres palabras. Entre los 2-3 años entramos en la célebre fase del "¿por qué?", construyen frases simples y presentan confusiones entre el masculino y el femenino y el singular y el plural. Entre los 3-4 años las frases se van volviendo más complejas y sus conversaciones son cada vez más fluidas y entre los 4-5 años ya pronuncian correctamente la mayoría de los fonemas. Finalmente, entre los 5-6 años los niños ya utilizan correctamente todas las conjugaciones verbales, preposiciones y adverbios y son capaces de emplear oraciones subordinadas y su capacidad de comprensión y expresión ha madurado por completo.
 

Estimulación del lenguaje

Durante las últimas revisiones, los médicos nos han sugerido una serie de pautas para estimular el desarrollo del lenguaje. Muchas de estas cosas ya las hacíamos (algunas de forma inconsciente, todo hay que reconocerlo), pero también nos han dado algunas ideas para trabajar con el pequeño. Como el listado es muy largo, os dejo tan sólo una selección. Algunas parecen muy obvias, pero es importante tenerlas en cuenta:
  • Hablar al niño constantemente  
  • Imitar los sonidos que el niño imita (el "guau guau" del perro, el "ninonino" de la ambulancia...)  
  • Evitar el uso del biberón y potenciar la masticación, ya que ésta fortalece los músculos que se van a utilizar en el habla  
  • Evitar el uso del chupete en niños mayores de 2 años. Aquí tengo que decir que mi hijo pequeño tiene verdadera dependencia del chupete, pero la propia doctora me ha indicado que las edades son siempre orientativas y que el "destete" del chupete debe ser respetuoso con los ritmos de cada niño.  
  • Combinar el lenguaje verbal y no verbal cuando interactuemos con los niños  
  •  Evitar el lenguaje infantil o, al menos, no abusar de él
  • Adaptar nuestro lenguaje al del niño, utilizando frases simples y cortas y bien estructuradas
  • Potenciar que el niño se exprese. Con frecuencia, los padres caemos en el error de saber lo que quieren antes de que lo digan y les atendemos antes de que se expresen.
  • No corregir al niño directamente cuando diga algo mal. Existen diversas técnicas para enseñarle la forma correcta de hablar, sin necesidad de decirle "no se dice así, se dice...". Así, por ejemplo, podemos repetir bien la frase que ha dicho el niño o hacer una pregunta que indique que no hemos entendido bien lo que quiere decirnos ("¿Podrías repetirlo? No lo he entendido bien)
  • Leer cuentos (o contarlos) de forma habitual
  • Realizar ejercicios y juegos para potenciar la escucha activa (adecuados a cada edad, claro): oír un sonido y localizar de dónde viene, jugar al eco, jugar a adivinar sonidos de animales o cosas, contar un cuento y hacer preguntas sobre la trama, jugar con títeres simulando las voces...
 
Yo creo que muchas de estas actividades las realizamos la mayoría de los padres, aunque sea de forma inconsciente, pero otras se nos escapan y no está de más tenerlas en cuenta. ¿Qué pautas seguís en casa para ayudarles en el desarrollo del lenguaje?

12 comentarios:

  1. La verdad que la peque tardó en soltarse, pero cuando lo ha hecho no ha parado! muy buenos consejos, en realidad muchos se aplican inconscientemente y la parte en la que no hablamos por ellos, y no corregimos pero les epxlicamos con decir las cosas de otra manera es fundamental :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la mayoría de las cosas las hacemos los padres de forma inconsciente, pero nunca está de más saber que vamos por el buen camino y coger alguna idea más. Un saludo!

      Eliminar
  2. Post genial, pero no estoy de acuerdo en que el uso del biberón sea en malo, de echo la succión fortalece la musculatura buco facial, así como la masticación, o sorber con pajita, cada uno de estos movimientos hace que desarrollemos de una manera u otra la adquisición de un fonema distinto. Lo que quiero decir es que el uso del bibe no es desencadenante de una mala articulación, no sé si me he explicado (meseentiende!!!) jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tú dices lo del bibe, habrá que tenerlo en cuenta, que para eso eres la experta. Yo sólo he trasladado las pautas que me dieron en el centro de atención temprana y la pediatra. Supongo que, como en casi todo, hay teorías para todo y todas ellas respaldadas :)

      Eliminar
    2. Lo si que es verdad es que hay que ir quitando el bibe, e ir introduciendo otros elementos como pajita, etc,no sólo por la autonomía, si no porque los fonemas se van adquiriendo en función de su maduración, y a lo mejor el uso prolongado del bibe no deja que su musculutura avance hacia otras formas y por tanto que aparezcan otros fonemas, pero lo que me refería es que no es un desencadenante de problemas del lenguaje.

      Eliminar
  3. Uy,Rosquis está atrasadisimo en cuanto a lenguaje, ni tiene ni mucho vocabulario ni mucho menos construye frases,pero entiende y se hace entender y creo que con eso le basta por el momento. Muy buenos consejos, creo qjeis poníamos todos en práctica (y ha querido poco bibe y nada de chupe). Cada uno a su ritmo. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy importante, que tengamos en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo y que no hay que agobiarse con los parámetros. Todo es orientativo. Besos!

      Eliminar
  4. Un post muy completo y muy prodesional!!! Enhorabuenaaaa!!! Muy de acuerdo en todo, y la prematuriedad a veces puede repercutir en el ritmo de aprendizaje pero con la estimulación y cariño todo avanzaaa!!! Un besazooo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. Los niños prematuros llevan su propio ritmo, pero todo llega. Besos!

      Eliminar
  5. Qué buen post! El peque empezó algo tarde pero desde entonces no para de hablar, con frases muy completas y colocando (casi siempre) bien el tiempo verbal.
    En la etapa de estres, antes de que arrancase hablar, utilizamos la lengua de signos y esta nos ayudó a mejorar nuestra comunicación y a destensar esos momentos de incomprensión.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de la lengua de signos es muy buena idea, porque les ayuda a comunicarse cuando aún no son capaces de recurrir a las palabras. Besos!

      Eliminar
  6. Hacemos muchas de las cosas que indicas, algunas de manera inconsciente, sin saber que estábamos ayudando al desarrollo del lenguaje. Pero de momento se resiste, 15 meses y ni una palabra clara, no paro de repetirme lo de los ritmos... un abrazo!

    ResponderEliminar