viernes, 26 de febrero de 2016

Cocinar con niños: Galletas con lacasitos

Hace mucho tiempo que no publico una receta, pero hoy os traigo una muy facilita. Son unas galletas con lacasitos, deliciosas y sencillas de hacer. Ideal para entretener una tarde en casa y, además, tener una rica merienda o desayuno.

 

 
Ya sabéis que una actividad que me encanta es meterme en la cocina con mis hijos. De momento, el mayor es el único que se pone el delantal. El pequeño se entretiene golpeando un cazo o tratando de pelar mandarinas, su nueva afición, que le permito porque, además de divertirse, le ayuda al desarrollo de la motricidad fina. Eso sí, luego colabora comiéndose todo lo que preparamos con gran entusiasmo.
 
Hace tres o cuatro semanas que hicimos esta receta de galletas con lacasitos con el objetivo de matar el tiempo una tarde aburrida en casa y, debo confesar, dar salida a una bolsa de lacasitos que los Reyes habían dejado en casa de los abuelos y que no había forma de acabar con ella. Así que en cuanto propuse a mi hijo hacer estas galletas, me miró como si estuviera un poco loca. ¿Cómo íbamos a meter los lacasitos en las galletas? No estaba muy convencido, pero como no hay cosa que le guste más que mezclar ingredientes y hacer bolitas con la masa, se prestó gustoso al experimento. ¿El resultado? Unas galletas deliciosas, que duraron muy poco.
 
Consulté varias recetas por internet, todas muy similares. Algunas incluían bicarbonato sódico, como ésta de La receta de la felicidad, mientras que otras optaban por levadura, como en la receta de Cocinando entre olivos. No sé la diferencia. Yo me decidí por la levadura por la sencilla razón de que no tenía bicarbonato en casa y la verdad es que salieron buenísimas, pero os dejo los enlaces para que tengáis las dos opciones. Otro día probaré a hacerlas con bicarbonato para ver si hay diferencia.
 
Ingredientes:
 
1 huevo
90 gr. de mantequilla o margarina en punto pomada
150 gr. harina
50 gr. azúcar moreno
50 gr. de azúcar blanco
Levadura química (! cucharadita)
Esencia de vainilla
Lacasitos (una bolsa)
Una pizca de sal
 
Preparación:
 
1- En un bol mezclar el azúcar y la mantequilla (mejor si es con batidora), hasta que tome la consistencia de una crema y, después, añadir el huevo y una cucharadita de esencia de vainilla y volver a mezclar.
 
2. Añadir la sal, la harina tamizada y la levadura y mezclar con una cuchara de madera.

3. Envolver la masa en papel film y dejar en la nevera una media hora.

4. Cubrir una fuente de horno con papel de horno. Hacer bolitas con la masa y aplastarlas con la mano. Al colocarlas en la fuente, dejad espacio entre las galletas, porque se expandirán.



5. Decorar las galletas con lacasitos, hundiéndolos ligeramente en la masa.

6. Meter en el horno, previamente precalentado a 180º arriba y abajo, y hornear durante 10-12 minutos (como siempre, depende del horno).

7. Dejar enfriar sobre una rejilla y... ¡ya están listas!

Como veis son unas galletas muy fáciles de hacer y a los niños les encanta prepararlas y comerlas. ¿Os animáis a hacer estas galletas con lacasitos? Si queréis más ideas de galletas, os dejo otras recetas que hemos hecho, como las galletas de limón (las favoritas de mi hijo mayor) o las galletas con chispas de chocolate.

 
Ah! Y recuerda que Diario de una madre del siglo XXI está en Facebook 
¡Conoce mi fanpage! 
(pulsa sobre el icono)

https://www.facebook.com/Diario-de-una-madre-del-siglo-XXI-1713140628922688/?ref=tn_tnmn

5 comentarios:

  1. Umm, es una receta deliciosa, yo las hago de vez en cuando! :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues esta receta la tenemos que hacer en cas tienen una pinta...!! Aunque con la evadura deben ser un poco esponjosas no? normalmente no echo levadura a las galletas pero seguiré tu receta al pie de la letra ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que salen algo esponjosas, pero están muy buenas. Ya me dirás si las pruebas. Besos!

      Eliminar
  3. Que pinta tan estupenda, yo las suelo hacer y voy innovando con los complementos, conguitos, lacasitos, arandanos, de todo, es lo bueno que le admite cualquier cosa.

    ResponderEliminar