viernes, 13 de noviembre de 2015

Superando retos

Mi hijo pequeño es cada día un poco más autónomo. Recién cumplidos los 19 meses, veo con orgullo y admiración cada logro que consigue y cada reto que supera. Como cualquier niño, sólo que con un poco más de esfuerzo.

 
Los que me leéis habitualmente ya sabéis que mi hijo pequeño fue prematuro y que tuvo unos comienzos muy duros. Os lo contaba hace un año con motivo del Día Mundial del Bebé Prematuro. Ya no sueño con los días en Neonatos, con las máquinas ni la incubadora. De vez en cuando, ya de forma muy puntual, recupero la imagen de mi bebé, tan pequeñito y lleno de cables, dejando de respirar. Creo que es algo que llevaré para siempre conmigo. Y luego le veo hacer algo, cualquier cosa, y me invade una inmensa felicidad, porque sé que podría no estar aquí. Pero está. Cada día más grande, más fuerte, más autónomo.
 
Hace año y medio no imaginaba que estaríamos así. Por eso, quiero enviar un mensaje de esperanza a todos esos padres cuyos pequeños han llegado antes de tiempo y luchan en Neonatos. Tenéis unos niños fuertes y luchadores y debéis confiar en su fortaleza y en el saber hacer de los grandísimos profesionales de nuestros hospitales. Es durísimo no coger en brazos a tu recién nacido, pasar las horas frente a una incubadora, irte a casa sin tu bebé, ver su cuna vacía y saber que él duerme en una urna, rodeado de extraños (¡benditos extraños, médicos y enfermeras, que velan por ellos!). En las unidades neonatales hay mucho dolor, mucho miedo y mucha incertidumbre, pero también mucho amor, mucha esperanza y mucha fuerza.
 
La lucha, por lo menos en nuestro caso, no acaba en el hospital. Salir de Neonatos fue sólo el primer paso. La lucha por la lactancia materna, las revisiones médicas, numerosas pruebas y las sesiones de rehabilitación han marcado la agenda desde entonces. Mi hijo es un niño sano, aún algo más pequeño de lo que corresponde a su edad y con cierta tendencia a sufrir infecciones respiratorias (vamos, que pilla todos los virus que le acerca su hermano), pero un niño sano. Arrastra un retraso motor ligado a su prematuridad y es por eso por lo que asiste a un Centro de Atención Temprana. ¿Qué significa eso de retraso motor? Pues que va más despacio que otros niños. Que movimientos que otros niños realizan con facilidad a cierta edad a él le cuesta mucho más esfuerzo y lo hace más tarde. Y, por supuesto, eso afecta a su desarrollo cognitivo. Un bebé que se sienta o que coge objetos recibe un mayor número de estímulos que impulsan su desarrollo mental. Si no puede sentarse (o coger objetos o darse la vuelta) no recibe esos estímulos y su desarrollo cognitivo va más despacio también.
 
Pero ya os conté que los bebés prematuros llevan otro ritmoPoco a poco mi hijo ha ido superando todos los retos: desde lograr un girar la cabeza de izquierda a derecha (¡yo pensaba que era un movimiento automático!) a darse la vuelta (¿sabéis la cantidad de aprendizajes que conlleva este movimiento?), abrir las manos, fortalecer el tronco, estirar la espalda, levantar los brazos, doblar las rodillas, agarrarse los pies, sentarse, coger objetos, gatear, ponerse de rodillas, en pie, subir escaleras, bajarse del sofá... Muchos aprendizajes. Luego sólo recordamos unos pocos, pero sin todos ellos sería imposible hacer muchas cosas.
 
Hace unas semanas superó el último reto motor: andar sin agarrarse. El mayor reto de todos. Seis largos meses desde que se puso en pie por primera vez agarrado a una mesa e hizo un amago de paso. Desde entonces ha avanzado poco a poco, sin forzarle, y hemos podido ver a cámara lenta todo el proceso real que supone aprender a andar. ¡Qué emocionante es ver sus primeros pasos! Sí, llevaba mucho tiempo caminando agarrado a nuestras manos, a los muebles o al correpasillos, desplazándose por todas partes de un punto de apoyo a otro. Pero resulta igualmente increíble verle dar esos primeros pasos solo. Después, todo ha ido a cámara rápida: de los primeros pasos tambaleantes a perseguir riendo a su hermano. Todavía se cae con relativa frecuencia, pero se vuelve a poner en pie y sigue su camino. En rehabilitación le han dado el alta. Un médico menos.
 
Todavía le quedan otros retos por superar y otros médicos que aún no le han dado el alta. Pero para nosotros es un orgullo y una alegría verle crecer y avanzar. Y, sobre todo, verle crecer feliz, porque, como os conté en otro post, mi hijo pequeño es la alegría de la casa, siempre sonriente y dispuesto a aprovechar cada gota de vida. Se la ha ganado a pulso, os lo aseguro.
 
Se acerca el Día Mundial del Bebé Prematuro, que se celebra el 17 de noviembre, así que desde aquí quiero enviar mis mejores deseos a esos valientes pequeños, tanto los que están ahora en Neonatos como los que ya han salido, y a sus valientes padres.

Diario de una madre del siglo XXI se estrena en Facebook. ¿Quieres conocer mi fanpage?
(pulsa sobre el icono)

https://www.facebook.com/Diario-de-una-madre-del-siglo-XXI-1713140628922688/?ref=tn_tnmn

 
 


6 comentarios:

  1. Es una maravilla ver cómo estos pequeños están llenos de una energía y un poder excepcional, para combatir los duros momentos de su crecimiento.
    Yo recuerdo que tuvimos a Hugo en la UCI, a los seis meses de su nacimiento, por una infección neumológica. Creí morir. Nunca pensé que pudiera desarrollar unos pulmones fuertes y resistentes. Sin embargo, ahora tienes que verlo correr en el club de atletismo y ganando carreras. Es increíble! Superhéroes reales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo padre que haya pasado un día en Neonatos sabe lo duro que es aquello, incluso aunque su hijo no sea prematuro. Verles tan pequeños y tan frágiles, pero tan peleones, es algo increíble. Me alegra que Hugo se recuperara y no tenga secuelas. Los niños son más fuertes de lo que pensamos. Besos!

      Eliminar
  2. Toda madre se emociona al ver crecer a su hijo, pero creo que cuando han sido prematuros mucho más. Es una lucha continúa y aunque yo no lo he vivido sí he visto a amigas pasar por ello, son pequeños luchadores y hay que sentirse muy orgullosas de ellos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lucha que pasa muy desapercibida. La gente parece pensar que nacer prematuro sólo consiste en que están bajos de peso y es algo mucho más complejo que tiene consecuencias más allá de los primeros meses de vida. Por eso, es necesario que se hable de estos niños. Besos!

      Eliminar
  3. Soy mama de dos niños, uno de 5 y uno de 3 años. Ambos fueron prematuros, sin embargo mi primer hijo nacio con problemas en el pulmón membrana hialina grado 4. Fue muy difícil para mi verlo la primera vez en el intensivo y se que solo las madres que han sido madres de prematuro saben ese dolor. Me da mucho gusto cada vez que leo o me cuentan de casos de prematuros que han salido adelante! a las mamas que están pasando por esto les doy palabras de animo, los niños se recuperan de una forma impresionante, mi hijo tiene 5 años hoy y es un niño sano y feliz!
    Una de mis mejores amigas tuvo una bebe prematura, el doctor le receto no salir de casa hasta que la niña tuviera mas de 6 meses, y no mandarla al colegio o day care por los primeros tres años, con ella estuvimos buscando que literatura o videos de estimulación temprana se podían hacer desde casa, a las mamas que están pasando por esto les recomiendo los productos de la pagina www.babymovementco.com pues comprendo lo duro de no poderlos sacar de casa. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que tu hijo lo superase y ahora sea un niño sano. A mí también me gusta saber de casos de prematuros que salen adelante. Creo que da esperanza a los padres y no sólo mientras están en Neonatos, sino también después.
      Qué duro lo de tu amiga! Sin salir de casa! A nosotros nos recomendaron que, si podíamos, no lo enviáramos a la guardería al menos hasta los 2 años, para que se fortaleciese, porque tiene tendencia a enfermedades de tipo respiratorio y allí iba a pillar de todo. En casa también se las coge (su hermano lo trae todo del cole), pero menos. Pero nada de estar encerrado en casa. Él hace una vida normal y el año que viene espero poder llevarle a la guarde.
      Gracias por pasarte y contar tu experiencia. Un abrazo!

      Eliminar