jueves, 7 de mayo de 2015

Las lecturas de nuestra infancia (II)

Sigo con el paseo nostálgico por las lecturas de nuestra infancia (podéis leer la primera parte aquí). Como veréis los que habíais leído el post anterior, he decidido cambiar la expresión "mi" por "nuestra", ya que con los comentarios que me dejasteis tanto en el post como en las redes sociales, me di cuenta que la mayoría son lecturas comunes, así que le vi más sentido al plural. Así que hoy repaso con vosotros unos cuantos títulos más que nos acompañaron cuando éramos niños y adolescentes. Seguro que en alguno coincidimos.


1. Los Hollister

En las redes sociales muchos de vosotros me habéis hablado de esta colección, publicada entre 1953 y 1970 (aunque en España se siguieron editando hasta finales de los 80), así que no podía dejar de incluir a esta perfecta familia americana, típico producto a lo american way of life, a la que acompañamos a lo largo de sus numerosos viajes. Escrita por Jerry West (seudónimo de Andrew E. Svenson), recoge las aventuras de esta familia compuesta por los padres, cinco hijos de entre 12 y 4 años de edad (Peter, Pam, Ricky, Holly y Sue), un perro y varios gatos. No sé cuando iban estos niños al colegio ni cuando trabajaba el padre en su tienda de artículos deportivos, porque se pasaban todo el tiempo viajando y resolviendo crímenes y misterios. Qué envidia me daban. En 2004 la colección fue reeditada por RBA.


2. Colección Marujita

Esta colección, publicada por la Editorial Molino, pertenecía a mi madre. Empezó a editarse en los años 30, pero los volúmenes que había por mi casa creo que eran de los 50. Ahora dormitan, bastante ajados, es verdad, en el trastero. Era una amplia colección de cuentos infantiles bellamente ilustrados. Hadas, duendes, elfos, enanos, brujas y magos de antes de Harry Potter y animales y juguetes parlantes (Disney no inventó nada nuevo) que poblaron la imaginación de los niños durante décadas. Descatalogada desde hace mucho, ya sólo se encuentra en las librerías de viejo.



3. Colección Gran Angular

Esta colección de Ediciones SM, ya para adolescentes de entre 14 y 18 años, fue (y es) una de mis favoritas. Publicada desde 1978, se ha convertido en todo un referente en literatura juvenil. Muchos de sus títulos se incluyen en los listados de lecturas recomendadas de la mayoría de los institutos españoles, entre ellos el exitoso Campo de fresas, de Jordi Serra i Fabra, uno de los autores icono de la colección... y de la literatura juvenil en general. No es el único, porque esta colección reúne lo más granado del panorama nacional internacional, como Maria Gripe  (Los escarabajos vuelan al atardecer, El abrigo verde, La sombra sobre el banco de piedra, El rey y el cabeza de turco, este último me encantaba), Alfredo Gómez Cerdà  (La casa de verano), Hélène Vallée (El amo de Seijala), Thea Beckman (Cruzada en "jeans"), Carmen Kurtz  (Los mochuelos), Ba Jin (La familia Kao) , Tilman Röhrig (Quizá dentro de 300 años, aún tengo pesadillas con los horrores que vivían los protagonistas durante la guerra)...


4. Matilda

Si no habéis leído el libro, seguro que al menos conocéis la película. Fue escrito en 1988 por Roald Dahl, autor británico responsable de otros grandes títulos de la LIJ como Charlie y la fábrica de chocolate, Las brujas, James y el melocotón gigante y también de divertidos y sorprendentes relatos para adultos. Matilda apenas tiene cinco años y ya es una lectura empedernida que adora a Dickens. Inteligente, resuelta y sensible deberá enfrentarse a sus mezquinos padres y a la cruel directora del colegio. Por suerte, Matilda tiene unos poderes maravillosos que usará para desquitarse de sus maldades. Una historia divertida y emocionante que conecta muy bien con los lectores a los que va dirigida.


 5. Las hadas de Villaviciosa de Odón

Este título, de María Luisa Gefaell, es todo un referente de la literatura infantil en nuestro país. Ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 1950 y tuvo un gran éxito, pero después estuvo descatalogada durante más de 20 años. Por suerte en el 2004 Anaya decidió recuperar este clásico y publicó una cuidada y preciosa edición, acorde con el lenguaje poético del texto. Son diez relatos sobre el mundo rural, que recupera la tradición de los cuentos de hadas, que impregnan la naturaleza de magia y, sobre todo, de vida. Son hadas muy diferentes a las de Disney: juguetonas, alegres, sentimentales, enamoradizas... De la mano de estas traviesas hadas, los niños percibían la sencillez de la vida rural, la belleza de la naturaleza y la necesidad de cuidar del medio ambiente.



6. Puck

Esta colección danesa comenzó a publicarse en 1952, aunque a España llegó mucho después. El seudónimo de Lisbeth Werner esconde a los dos autores al cargo de los libros: Carlo Andersen y Knud Meister. Era la típica novela de internados de la época. Bente Winther, a la que todos llaman Puck, es una intrépida adolescente, huérfana de madre, que estudia interna. Además de sus vivencias diarias en el colegio, en cada volumen Puck se enfrentaba a un misterio que siempre resolvía con éxito junto a sus inseparables amigos: Navío, Alboroto, Cavador, Inge y Karen. Documentándome para este post, me he encontrado con un resumen del último libro de la serie, Adiós, Puck, Adiós, que no recuerdo haber leído y me alegro mucho de no haberlo hecho. ¿En serio acababa así aquella chica intrépida, moderna, inteligente y valiente? ¿De verdad? Podéis leerlo aquí, junto a un detallado análisis de la colección.

Se me han quedado muchos títulos en el tintero y seguro que vosotros aportáis aún más. Tal vez más adelante os traiga otra recopilación. A propósito, como habéis visto, muchos de estos libros siguen editándose a día de hoy, así que puede que nuestros hijos también los lean. ¿Creéis que serán capaces de disfrutarlos tanto como nosotros? ¿O el paso del tiempo y el cambio generacional pasará factura a estos libros?

6 comentarios:

  1. Qué pena cuando voy a buscar un libro que recuerdo de mi infancia a la librería y está descatalogado.
    Los libros de nuestra infancia marcan una época, una etapa que va unida a sucesos de nuestra vida ,es decir, se convierten en algo más que libros y lecturas,constituyen unos recuerdos valiosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en cambio que alegría da cuando encuentras en la librería una nueva edición de un libro que a ti te encantaba, verdad?

      Eliminar
  2. Pues de los que has dicho hoy comparto los Hollister' s y Puck. Yo también conservo algunos libros de mi madre, de los 50, pero este de Marujita no me suena, tenía unos comics que se llamaban Florita de esa época. A mí me hace mucha gracia cuando mi hija el año pasado se leyó de todos los cursos de las Torres de Marlory de Enid Blyton. Que todavía los editan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos de Florita me suenan, alguno habré hojeado.
      Uy, Torres de Malory me encantaba. Qué internados tan estupendos tenían los ingleses en los libros (creo que la realidad era bien distinta jajaja). Oye, y a tu hija le gustó? O se ha quedado desfasado?

      Eliminar
  3. Los Hollister!!! Y Matilda!! Qué momentos, gracias por estos recuerdos guapa. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matilda es total. Me encanta la niña, el cuento, cómo está contado... Es una maravilla.

      Eliminar