jueves, 9 de abril de 2015

La alegría de la casa

Mi hijo pequeño ha cumplido un año esta semana. ¡Qué momento tan feliz es éste para las familias! Pues en mi casa es doblemente feliz. Hace exactamente un año, en este mismo instante, mi marido y yo estábamos frente a una incubadora, aterrados y confusos, sin saber si nuestro bebé sobreviviría. Cada vez que nuestro hijo sufría una parada cardiorrespiratoria, nos rompíamos aún más por dentro. Y, un año después, estamos ocupados en soplar velas y abrir regalos como cualquier familia. Como si aquella pesadilla jamás hubiera sucedido. Aún no ha alcanzado el peso ni el desarrollo motor adecuado a su edad y andamos liados con rehabilitación y pruebas auditivas que no llegan a dar buen resultado. Pero todo eso son ya cuestiones menores, que sabemos que se irán resolviendo con el tiempo. Por eso hoy no voy a escribir más sobre dolores y tristezas pasadas, sino por toda la felicidad que sentimos ahora. Porque es tiempo de celebración.

Fuente: Pixabay


Mi hijo pequeño es, como digo en el título, la alegría de la casa. Literalmente. No sólo por la alegría que nos da tenerlo con nosotros, sino porque es el niño más sonriente y feliz que he conocido. Es simpático con todo el mundo, se ríe por todo y parece dispuesto a aprovechar cada instante de la vida. Tal vez sabe ya (los niños son muy sabios) que en su caso la vida es un regalo por haber nacido en el siglo XXI.

Mi bebé aún no se pone en pie ni dice palabras, pero repta por toda la casa (especialmente por los rincones más difíciles) y ha empezado a dar largos discursos en su idioma. Cuando duerme, se cubre los ojitos con el dorso de las manos. Le encanta derribar las torres que construye su hermano, examina alucinado todas las lámparas de techo que se cruzan en su camino, se mete todo lo que encuentra en la boca, come con un hambre voraz y lo que más le apetece es lo que encuentra en plato ajeno. Enloquece con los espejos, pasa de la tele, es adicto al chupete, odia que le limpien (la cara, la nariz...) pero disfruta del baño. Duerme doce horas del tirón desde que tenía cuatro meses, pero sus siestas son breves. El pelo le crece a una velocidad de vértigo, excepto en una considerable calva en la nuca, marca de haber estado tanto tiempo tumbado con el respirador.

Le encanta sacar los libros de la estantería y esparcirlos por el suelo, beber zumo de naranja del vaso de mamá, se calma con You'll be mine, una canción de The Pierces que solía cantar cuando estaba embarazada. Se pone loco de contento cuando su papá vuelve a casa. Adora a su hermano mayor, y le sigue reptando por toda la casa. A veces le da un poco de miedo (porque hasta no hace mucho, cuando nos despistábamos, le pegaba. Ay, los celos), pero cada vez les gusta más jugar juntos y les oigo reírse a carcajadas... y pelear por los mismos juguetes, claro. Pero le quiere tanto que estoy convencida que la primera palabra que va a decir no es "papá" ni "mamá", sino el nombre de su hermano.

Es muy chicazo: mientras mi hijo mayor pasa horas entretenido con la cocinita, a él le fascinan los coches y las pelotas y le gusta jugar a lo bruto. En cuanto oye música, se mueve contento siguiendo el ritmo. Le encanta jugar a montar en caballito y ahora ha descubierto que no necesita a ningún adulto, porque puede cabalgar él solito en su trona. Es cabezota y más duro que las piedras, pero si no fuera por eso tal vez no habría salido adelante.

Podría seguir hablando de mi pequeño sin parar. Es algo que nos pasa a todas las madres, ¿verdad? Así que mejor lo dejo aquí (por el momento, claro, que seguiré escribiendo sobre él todo lo que pueda).

¡Felicidades, chiquitín!

23 comentarios:

  1. Muchas felicidades a tu pequeñito!! que lindo todo lo que cuentas, me encanta ver a los "chicos" así de activos, también amorosos y engreídos, en el sentido que hacen lo que quieren porque saben que son amados, son confiados, seguros... felices. Un beso Marian!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Karina. Da mucha alegría ver cómo crecen nuestros chicos. Besos!

      Eliminar
  2. Es maravilloso todo lo que hacen estos peques...A veces, una sola sonrisa o un gesto nos pueden alegrar incluso un día gris...Muchas Felicidades y a seguir disfrutando de esta etapa!! Ya verás cuando camine y corra, jajaja. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sonrisa de nuestros niños lo cambia todo, verdad? Temiendo estoy cuando sean dos correteando por la casa jeje. Un beso!

      Eliminar
  3. ¡Qué bonito regalo de cumpleaños le haces! Es un campeón, un luchador y una suerte que haya nacido en una familia que le quiere tantísimo. Su desarrollo llegará al ritmo que tenga que llegar. Él lo marcará. Estáis haciéndolo fenomenal. Mil besos y felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los ánimos. La verdad es que últimamente está acelerando el ritmo y de pronto está aprendiendo hacer muchas cosas. Todavía le queda un largo camino y ya he aprendido en este año que a los acelerones le sigue un período de estancamiento, pero lo importante es que todo llegará. Besos!

      Eliminar
  4. Muchas felicidades!! Que hujo tan maravilloso y bonito tienes. Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Regina. Me hace sumamente feliz este pequeñín. Y el mayor también. Besos!

      Eliminar
  5. ¡Felicidades! Es maravilloso verlos crecer, aunque el tiempo pasa tan rápido. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo vuela. Ahora miro al mayor y no puedo creer que hace no tanto fuera un bebé. Hay que disfrutarlo mucho. Besos!

      Eliminar
  6. Felicidades pequeñín!!!! dicen que los bebés que tienen que luchar por su vida a una edad tan temprana aprenden a aferrarse a ellas con uñas y dientes y parece que tu peque la valora y disfruta a tope. Bravo por él. Mis peques no caminaron hasta los 14 meses. Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Yo también creo que estos niños se aferran a la vida. Después de pelearlo tanto al principio, luego saben disfrutarla más. No me preocupa cuando empiece a andar, la verdad. No tiene ningún defecto físico que se lo impida, así que ya lo hará. Un besito.

      Eliminar
  7. Muchas felicidades!!! Disfrutad del presente sin pensar demasiado en el pasado. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en lo de disfrutar del presente. Pero debo reconocer que las últimas semanas he estado muy sensible y me acordaba del hospital a todas horas. Debe ser que el aniversario me lo ha traído a la cabeza. También que ha coincidido que una bloguera a la que sigo está pasando por una situación parecida ahora mismo y leerla me aviva los recuerdos. Son etapas. Tampoco quiero olvidar lo que sucedió. Primero, porque acabó bien. Y segundo porque aprendí muchísimo con esa experiencia. Besos.

      Eliminar
    2. Si a veces cuando empatizamos mucho nos hace revivir. Pero lo que dices de aprender es verdad. Un besito

      Eliminar
  8. Enhorabuena Marian! lo he leído tarde pero me encanta leer post hermosos con bellas noticias. Que duro fue el inicio de tu bimaternidad, pero gracias a Dios todo lo habéis superado, me gusta que tu hijo sea un niño alegre, y que se mueva por todos sitios explorándolo todo! Un besazo enorme y felicidades al peque y a ti como madre que se ve que te lo has currado al maximo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue duro, pero compensa con creces y tenerlo con nosotros tan bonito y alegre da mucha felicidad. Un beso grande.

      Eliminar
  9. Muchísimas felicidades! Es maravilloso lo que cuentas de tu hijo, y le veo muchos parecidos al mío. Los niños prematuros son especiales! Felicidades a todos y a disfrutar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo en que los bebés prematuros son especiales... Unos campeones. Tú lo sabes bien. Muchos besos.

      Eliminar
  10. ¡Muchas Felicidades a ese Campeon! ¿Qué piensas que hace pocas cosas? ¡Haz enumerados muchísimas cosas que hace! Y eso es lo importante ,todo aquello que ha conseguido cuando se pensaba todo lo contrario.
    A por otros retos ,ya te conté que el mío pequeño anduvo a los 18 meses, y no tenía ningún problema ni los tiene ahora ,sencillamente pienso que no le daba la gana. Todos los niños no son iguales.
    Me encanta esa canción You'll be mine .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Seoane! No, si hace un montón de cosas. Y muchas más que no cuento, porque entonces no acabo nunca ;) Si es que son unos sabios estos niños :))

      Eliminar
  11. Muchísimas felicidades a tu peque!!!! Tu hijo es un sol desde luego, y eso sí, que sepas que te odio un poquito, doce horas del tirón desde los 4 meses??? No, te odio muy mucho, jejeje. Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Felicidades a ese grandullón sonriente. Los míos tampoco caminaban con 1 año ni decían más que mamá o papá. Cada niño tiene su ritmo y a mi me parece que tu peque va genial. Un beso

    ResponderEliminar