domingo, 18 de enero de 2015

El bebé prematuro: un ritmo más lento

Hace meses que quiero escribir un post que no llega. Permitidme esta licencia creativa, porque en realidad, no quiero escribir el post, quiero vivir un determinado momento. Quiero que mi bebé se voltee. Sí, habéis leído bien: quiero que se dé la vuelta, que estando tumbado sobre la espalda se dé impulso y se coloque boca abajo. Ah, me diréis, no tengas prisa, cada niño tiene su ritmo. Y yo lo sé. He repetido ese mantra hasta la saciedad, creyéndolo sinceramente. Lo he dicho refiriéndome a mi hijo mayor, a hijos de amigas y a hijos de blogueras que sigo. Lo he dicho, creyendo de verdad en ello, cuando un niño ha hecho algo antes o después de lo que dicen las tablas, sabiendo que éstas son meramente orientativas.

Aún lo creo, debo puntualizar; cada niño tiene su ritmo y más aún cuando hablamos de los bebés prematuros. Soy muy consciente de ello y no sólo porque me lo digan los médicos y lea artículos y post sobre el tema. Lo veo día a día. Los médicos dicen que los bebés prematuros tienen hasta los dos años para ponerse al día con los nacidos a término. Es un plazo largo y aún nos queda mucho tiempo. Pero a veces no puedo evitar una punzada que me espolea la paciencia. Mi hijo pequeño tiene ya 9 meses y medio y aún no se voltea a pesar de que hace meses que le estimulamos, tanto nosotros en casa como en las sesiones de rehabilitación a las que acudimos puntualmente todas las semanas (al principio una sesión semanal, después dos días a la semana) desde que salió de la UCIN con mes y medio. Las tablas dicen que los bebés aprenden a darse la vuelta en ambos sentidos entre los 4 y los 6 meses. Sé que el retraso está empezando a tomar otro cariz, porque en rehabilitación nos han aconsejado que solicitemos plaza en un centro de atención temprana.

Por supuesto, no es sólo el volteo. Por ejemplo, su peso y talla aún no se corresponden a los de su edad, no le han salido los primeros dientes y tampoco se coge los pies, algo que también suelen hacer los bebés hacia los 6 meses. Hace una semana ha empezado a cogerse las rodillas y la fisio me ha dicho que es el primer paso, porque de ahí van bajando hasta llegar a los pies. Cuestión de tiempo. Otra frase que me repito a mí misma desde hace meses mientras practicamos estiramientos, rotaciones y otros ejercicios que me enseñan en rehabilitación. Tardó meses en conseguir un giro completo de cabeza en ambos sentidos y ahora lo hace con una facilidad asombrosa, exactamente como cualquier otro bebé. Sé que lo demás no tiene que ser diferente.

En las últimas dos semanas ha mejorado mucho, pero aún no se da la vuelta solo, sin ayuda. Y es que los bebés tienen que aprender un montón de cosas y fortalecer una gran cantidad de músculos antes de hacer ese ejercicio. Con mi hijo mayor fue tan mecánico que no aprecié el inmenso aprendizaje que hay que hacer. Solemos recordar los hitos que consideramos importantes (sonreír, sujetar la cabeza, gatear, andar, hablar...), pero ahora he aprendido a valorar otros aprendizajes, pequeños e imprescindibles: cómo evolucionan la posición de los codos o del centro de gravedad sobre el que apoyan sus cuerpos, la importancia de extender las palmas de las manos, de disociar la cintura del tronco. Lo aprenden todo: a girar la cadera, doblar la rodilla, cruzar el brazo hacia el hombro contrario...

Cuando me flaquea la paciencia, mi marido, que es más prudente y más sabio, me dice que él está tranquilo, porque, después de todo lo que pasamos cuando nació, el pequeño está aquí y es un niño sano, despierto y alegre. A él eso le resulta suficiente y confía en que lo demás ya llegará. Sé que es la postura sensata y correcta y la mayor parte del tiempo estoy de acuerdo con él. Sólo en algunos momentos, como hoy, me entra la prisa por ver que mi bebé hace lo mismo que la mayoría, que va superando esos dos meses que le faltaron en el vientre. Una pequeña flaqueza. Mañana volveré a pensar con calma que todo llegará, que cada niño tiene su ritmo, pero que finalmente nuestro bebé, pese haber sido prematuro, se volteará y caminará y hablará como hacen todos los niños, sólo que un poco más tarde y con algo más de esfuerzo por su parte y por la nuestra. Y tal vez dentro de unos días o unas semanas pueda contaros que mi pequeño se da la vuelta o le ha salido su primer diente o ha descubierto que tiene pies.

Edito: Hoy, 20 de enero, es decir, dos días después de haber publicado este post, me como mis palabras una a una. Las mastico bien y me las trago por meteprisas. Porque hace escasamente 20 minutos mi hijo pequeño se ha dado la vuelta él solito, sin ninguna ayuda, para coger una pelota. Ha sido uno de los momentos más emocionantes que recuerdo. Después de gritar como loca y de comerle a besos, he llamado a mi marido, que se ha alegrado muchísimo a su británica manera: "¿Ves? Si ya te decía yo que lo haría. Hala, corre a cambiar el post" (porque desde que le conté que tenía un blog, lee todo lo que escribo). Un hurra por mi chiquitín, que después de tamaño esfuerzo ha decidido echarse una bien merecida siestecita.

19 comentarios:

  1. Te entiendo y te acompaño en tus reflexiones . Como toda madre deseas lo mejor para tu niño, y en tu caso particular pues más aún. Pero en tus propias confesiones aquí contadas ,expones el "problema" y también das la solución . No es ,hasta que nos toca una situación diferente ,hasta que nos damos cuenta de su valor y lo que cuesta . Tienes que disfrutar cada momento , cada segundo y sus logros conseguidos con esfuerzo mutuo . Él está aquí ,está tranquilo y feliz , lo demás vendrá cuando él esté preparado y listo .
    El mío pequeño no fue prematuro y sin embargo vino a andar a los 18 meses , y todo el mundo me decía que lo obligara a caminar , y yo hice lo que me dio la gana ,que era dejarle y cuando lo necesitara ya lo haría , y así fue, ya que él tenía un gateo distinto a los demás ,gateaba con el culo y las piernas ,como un circuito perfectamente engranado,jaja y cogía una velocidad como Fernando Alonso ,se ve que a él no le apetecía andar ,y la gente me decía que tendría problemas de sicomotricidad de mayor,jaja, ¡nada más lejos de la realidad! Corre como una centella , es un futbolista "reputado" en su equipo,jaja y juega al tenis de maravilla.
    Ya verás que pronto lo consigue ,además estáis implicados y realizando los ejercicios necesarios , así que los resultados vendrán cuando tenga que venir.
    Despeja los pensamientos negativos que no te hacen ningún bien y concentra todas tus fuerzas en la recuperación . Y compartir estos pensamientos constituye un escape, una cura en sí misma para seguir adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que sí, que el blog a veces me sirve de diván del psicólogo. Me desahogo un poco, que siempre sienta bien, y me sirve también para poner un poco de orden a la cabeza.
      Creo que hiciste muy bien con tu niño pequeño. Y a los que te decía que le obligaras a caminar, ¿exactamente cómo proponían que lo hicieras? Me ha intrigado siempre, porque puedes estimular, pero obligar... No sé cómo se puede obligar a un niño a andar o a hablar.
      Gracias y besos!

      Eliminar
  2. No te preocupes, Marian, como bien dices, cada niño tiene su ritmo. Fíjate que Rosquis llegó a los 7 meses desdentadete completamente y, ahora con 12, ya tiene 6 dientes. Así que, cuando comience, seguro que no para! Además, es un bebé bajo de peso, eso sí alto (y aún se le ve más delgado), lo que ha originado en las familias todo tipo de comentarios. Lo principal es que se le vea contento y feliz, lo demás ya llegará. Ninguno se queda sin caminar ni sin dientes ;-) besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto: todos los niños lo acaban consiguiendo. Mi hijo mayor también es alto y delgado y el primer año le trataba un enfermero que me traía loca con el peso. Por suerte, la pediatra era mucho más sensata y siempre me decía que el niño estaba perfectamente.
      Gracias por los ánimos. Muaaak!

      Eliminar
    2. Me he emocionado al leerlo!!! Qué felicidad!!! Enhorabuena y a disfrutarlo!!! Besitos!

      Eliminar
  3. Hazle caso a tu marido y mantén la calma, entiendo que puede ser difícil pero confía en tu pequeño que después de demostrarte todo la fuerza que te demostró en el hospital al nacer lo demás son minucias. Un beso grande guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se hace difícil, pero no creas, la mayor parte del tiempo mantengo la calma y la paciencia eh? Sólo me pasa de vez en cuando y quería desahogarme un poco. Sé que es un niño fuerte y que esa fuerza tiró de él para adelante.
      Muchas gracias por el comentario. Besos!

      Eliminar
  4. Mucho mucho ánimo y sobre todo no te vengas abajo. No te voy a repetir lo de que cada uno lleva su ritmo, porque ya lo sabemos y es la respuesta que dice todo el mundo. Es normal preocuparse, pero estás haciendo todo lo posible en tu mano. Todo llegará, pero hay que saborear los pequeños logros y evitar las comparaciones, que hacen mucho daño.
    Ánimo, que ese pequeñín es todo fuerza :)
    El mío empezó a andar a los 17 meses, los dientes a los 12 y la primera palabra a los 23... así que nos toca esperar un poco más, pero tenemos bebé más tiempo.
    ¡Besos y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si yo ya sé que somos muchas mamás a las que nos pasa y que al final todos salen adelante. Lo que tienes razón es que le disfrutamos de bebé más tiempo. Eso es estupendo, porque con los niños que van a ritmo "normal" (por decirlo de alguna manera), se pasa volando. Y lo digo por propia experiencia con el mayor.
      Muchas gracias por el ánimo. Besitos.

      Eliminar
  5. Enhorabuena!!! No te voy a dar el consejo que te da todo el mundo y que tu ya sabes, ese de que cada niño tiene su ritmo. El consejo que te doy es que te cuides a ti y te permitas flaquear de vez en cuando, no pasa nada si te desesperas, todas lo hacemos, pero es una desesperación de amor, y al día siguiente vuelves a coger fuerzas, que es lo que importa, y pa lante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es normal que de vez en cuando nos pase, ¿verdad? Lo malo es si entras en un círculo vicioso de lamentaciones, quejas, comparaciones... Pero como a eso no he llegado y avances como el de hoy estimulan mucho, pues hala, como dices, pa lante.
      Un besito!

      Eliminar
  6. Qué bueno que el bebé ya se esta acomodando! Mucha Suerte Guapa! Estas en mis oraciones! Un abrazo y

    ¡FELIZ DÍA!ॐ
    http://mamaholistica.com

    ResponderEliminar
  7. Hola, al leer tu post me he sentido tan identificada que me ha emocionado,es como si hubieras escrito como es mi día a día, yo también tengo un campeón que fue prematuro, él ahora tiene 4 meses de edad corregida y nació con 27 semanas. Mi agobio actual no es volteo que aún no toca,pero yo no paro de voltearlo jeje,sino que mantenga el cuello mucho rato boca abajo y cuando lo tenga en brazos mire bien tieso, la cuestión es que cada día va evolucionando increíblemente bien y aguantarlo lo aguanta pero yo solo hago que mirar niños de más o menos su tiempo y los observo y luego miro al mío y me agobio. Luego me siento una egoísta porque en vez de valorará todos sus logros le exijo aún más. Menos mal que yo también tengo un marido como tú que me tranquiliza y me dice lo mismo, ya lo hará...dale tiempos y una hija que es el mayor estímulo para su hermano. Ufff nadie dijo que fuera fácil verdad?. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  8. Hola, al leer tu post me sentido tan identificada que me he emocionado desde la primera linea,era como si lo estuviera escribiendo yo misma. Yo también tengo un campeón prematuro que ahora tiene 4 meses de edad corregida, mi agobio actual no es el volteo que no toca pero eso no me quita para que lo voltee varias veces al día jeje, yo ahora estoy con que aguante tiempo boca abajo con la cabeza levantada, que hacerlo lo hace pero se cansa, y que cuando lo coja en brazos este bien tiesto, que tieso esta pero le falta controlar más la cabeza, como ves este es mi día a día cuando no me agobia una cosa me agobia otra. Yo también miro a los bebés de su tiempo y lo examinó y comparó ya sé que es un error. Mi marido también es el que me ayuda y me hace ver las cosas de forma positiva y con calma. Pero a veces cuesta y te preguntas lo llegará a hacer? En mi fondo sé que sí y a veces me siento una egoísta que no ve los logros de gigante que ha conseguido desde que nació mi pequeño luchador. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aris. Siento haber tardado tanto en contestarte, pero he tenido el blog cerrado por vacaciones un tiempo, pero no quería dejar de responder a tu comentario. Tu agobio es natural y resulta instintivo eso de mirar a otros niños y comparar. A veces es inevitable, pero tú y yo sabemos que es un error y eso nos ayudará a corregirlo. Desde mi experiencia, te animo a que no cedas a esos pensamientos, que son muy negativos y no ayudan en nada ni a ti ni a tu bebé (ojo, que yo lo he hecho igual y por eso sé que no sirve de nada). Tienes que centrarte en lo que mejor sea para tu bebé, porque lo va a hacer todo; levantar la cabeza, voltear, andar, hablar... Es un proceso largo, pero, si no tiene ningún impedimento físico, lo va a acabar haciendo todo. Nuestros niños son unos campeones y unos luchadores y en vez de agobiarse por lo que no consiguen, debemos sentirnos felices porque están con nosotros, admirarles por su fortaleza y celebrar todos sus logros, que cuestan más que los del resto, por lo que hay mayor motivo de celebración y orgullo. No te sientas egoísta, que tú también eres una luchadora y sólo quieres lo mejor para tu bebé. Y una de las mejores cosas que tiene tu bebé eres tú. Un beso grande a ti y a tu peque (y a ese marido que sabe transmitir calma y positividad. Como mi marido es así, sé que son una joya).

      Eliminar