lunes, 1 de diciembre de 2014

Una cocinita para el chef más creativo

Ya he comentado en alguna ocasión que a mi hijo mayor le encanta la cocina.  Le gusta cocinar conmigo, ver programas de cocina, jugar con los cacharritos... Si ve que me dirijo a la cocina, sale disparado detrás de mí, gritando "quiero cocinar, quiero cocinar". Coge su taburete, se sube a él y le dejo enredar con los ingredientes, siempre después de lavarse las manos. Claro que se come la mitad. Le da igual si es el chorizo de las lentejas, la bechamel de las croquetas, cebolla cruda (lo juro), pimiento rojo recién picado o el limón del pollo (sí, sí, a mi hijo le encanta el limón y no sólo para echarle un chorrito al pescado, sino que lo chupa encantado y se lo come a mordiscos). Todo se lo zampa. Tengo que tener cuidado cuando tengo alimentos que pueden hacerle daño si se comen crudos, pero ya está bastante concienciado de que el huevo, la carne y los pescados no se prueban sin cocinarlos. Juntos hacemos bizcochos, magdalenas, purés de verduras, lentejas, albóndigas, croquetas...

Como decía, también le gusta ver programas de cocina en la tele ("¿vemos como cocinan, mamá?"). Yo creo que le gusta Masterchef más que Caillou, que ya es decir. Y ya desde que descubrió que existe un Masterchef Junior (versión EEUU), con niños que cocinan, flipa. Grita entusiasmado "¡Mira, mamá, mira!", cuando ve a los niños picar verduras o usar las varillas. Mejor que el fútbol.

Y, claro, le encanta jugar con las cocinitas. Ahí ya se suelta la melena y saca su vena más creativa. Oye, digno de trabajar en el desaparecido El Bulli. No os riais. Cuando dentro de quince años obtenga su primera estrella Michelín y sea conocido en todo el mundo por sus helados calientes de fresa  y limón (última invención que ha salido de sus fogones de plástico), ya me diréis. Hace sopas con tomate, huevo y manzana, presenta platos con huevo pito, chalchicha y limón (ingrediente estrella de su cocina) y prepara bechamel (que le encanta) con sus varillas de plástico.

Por supuesto, ahora que estamos en plena elaboración de la carta de los Reyes Magos, ha pedido... tachán, tachán... una cocinita (no, tampoco ha sido una sorpresa para nosotros). Y aquí estoy, eligiendo entre varios modelos, aunque creo que lo que nos decidirá finalmente serán las dimensiones y el precio. Os dejo una muestra de lo que he encontrado por si algún Rey Mago más tiene que escoger una cocina de juguete.

En Dideco esta cocinita de la marca Playgo. Buen precio (33,95 euros) y además se convierte en juguetero donde guardar todas las piezas y que no anden rondando por la casa.



Dos preciosas cocinitas en EurekaKids. La primera, de madera y en la que predomina el color fucsia, incluye 8 accesorios (89,95 euros).


La segunda es la Picnic Duo de la marca Janod. Personalmente, se me va mucho de precio (159,95 euros), pero es tan bonita que no podía dejar de ponerla. Tiene de todo, incluso un taburete, además de reloj, horno de doble altura y hasta 15 accesorios.



En El Corte Inglés  he visto la Bon Apetit de Smoby. Tiene horno y nevera e incluye 17 accesorios (41,99 euros).



Divertidísima me parece la Kidkraft Brillante Pequeña que he encontrado en Inforchess (130,95 euros, gastos de envío incluidos). De madera y muy alegre.



En esa misma página hay un montón de modelos, cada cual más bonito. Además de las de madera, las de plástico son también muy vistosas y, por supuesto, más económicas. Como muestra, la Jobbi Palau (29,62 euros).



En Juguettos he encontrado esta cocina, con 16 accesorios, que se convierte en maletín (23,95 euros). Muy práctica para que quede todo recogido y para transportarla.




Peppa Pig es uno de los personajes favoritos de mi hijo. En Toys'R'Us he encontrado la cocina de Peppa, de la marca Smoby (30,99), que incluye nevera, horno y 13 accesorios.



Por último, en Imaginarium he visto esta preciosidad de madera lacada. La Grand Chef Provence Kitchen (99,95 euros) me vuelve loca, pero mi marido la ha considerado excesivamente rosa. Debo señalar que la opinión de mi marido nada tiene que ver con el hecho de que el regalo sea para un niño. Si hubiera sido una niña, habría opinado lo mismo. Considera cursi lo excesivamente rosa y lo he comprobado cuando le regalamos cosas a mi sobrina y siempre pone pegas cuando ese color aparece en exceso. Pero a mí, que soy un poco cursi, me chifla.



¿Qué os parecen? ¿Cuál os gusta más? ¡Me encantaría saber vuestra opinión!

Nota: Todas las fotos, los precios y las características han salido de las páginas web de los correspondientes comercios.

10 comentarios:

  1. Me encanta la tercera, la de tonos grises. La rosa... no tanto, porque como tenemos ese color asociado a las niñas...
    Qué bien que a tu peque le guste cocinar.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La que dices es preciosa. Es verdad que asociamos el color rosa a las niñas, pero yo procuro que mis hijos no se guíen por estereotipos (no siempre es fácil, que es cultural y lo tenemos metido dentro). De todas formas, la rosa está descartada: es cara y a mi marido le horroriza. No la compraría aunque fuera para una niña jajaja

      Eliminar
  2. Pues es estupendo que le llame la atención cocinar y te lo agradecerá en el futuro.Me gusta mucho la segunda foto ,de Eurekakids. Tiene un precio que no se pasa como las demás y tiene detalles y accesorios,además del colirio acertado.
    ¡Suerte con la elección para un Minichef!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también es una de las que más me gustan (la de Eurekakids), pero aún estamos debatiéndonos entre madera y plástico. Porque a mi hijo le encanta cocinar, pero, todo hay que decirlo, tiene la delicadeza de un boxeador y le pega cada golpe a los juguetes... En fin, que veremos que es más sufrido (o importa menos que se lo cargue jeje)

      Eliminar
  3. Mi peque es igual que el tuyo, sólo que no habla y con sus dos añitos anda loco robándonos la sal y cogiéndonos todo lo que pilla para llevarlo a sus sartenes. Y, claro, para su cumpleaños, que es el fin de semana que viene, le ha caído la cocinita. Nosotros hemos elegido la de Ikea, de madera, muy neutra y con todo lo necesario. No te digo más que la vitrocerámica se enciende, es muy real. Le va a encantar :-)
    Qué gusto estos niños tan aficionados a las cocinitas, a ver si nos hacen pronto la comida. Y quién sabe, puede que nuestros hijos se enfrenten dentro de unos años en una nueva edición de Master Chef Junior ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... Eso dice mi marido, que a ver si un año de estos hace el niño la comida de Navidad. ¡Vaya cocinillas que tenemos! La de Ikea también la he visto. Está muy bien, porque además puedes coger sólo la cocinita o añadirle el frontal de arriba con el micro.
      Lo del habla ya llegará, como todo. ¡Si todos acabamos hablando...! En mi caso, el mayor cotorrea que da dolor de cabeza (ha salido a mí jeje), pero con el pequeño ya nos han advertido que paciencia, que seguramente tarde. Cada niño, su ritmo, verdad?

      Eliminar
  4. Me ha encantado lo del helado caliente de fresa y limón! jajaja. Tiene que estar buenísimo!! Yo tengo la del lidl que sale siempre justo para los reyes y está muy chula, viene con bastantes accesorios y está muy bien de precio por supuesto. Ya me invitarás a un helado de esos!!! Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, nada, que te mando unos tupper de helado caliente por seur para que los probéis allá en Suiza, que con el frío que hace va a ser el invento del siglo ;) La del Lidl no la he visto, echaré un vistazo. Besos!

      Eliminar
  5. La de Janod me chifla absolutamente, y no solo esta, sino toda la gama de cocinitas de la marca que tienen en Eurekakids. ¡Es brutal! A nosotros, como también se nos escapaba de presupuesto, se nos pasó por la cabeza comprar una cocina Smoby y todavía lo tenemos en mente para Navidad. A ver si tomamos ya la decisión!
    María

    ResponderEliminar