viernes, 28 de noviembre de 2014

Virus, virus, virus

Nada, que me ingresan en un psiquiátrico. Ya lo voy avisando. Y es que este trimestre no levantamos cabeza. Desde que el mayor empezó el cole, no falla, cada 15 días un virus nuevo. Él, que no se ponía malo jamás, ahora es adicto al Apiretal. Además, estoy en un sinvivir, pensando que se lo va a contagiar al bebé. Total, que cuando está malo, me paso el día persiguiéndole para que no besuquee al hermanito y se lave las manos cada dos por tres antes de tocarle. El bebé ha salido duro, porque ha ido sorteando los virus que ha traído su hermano, no como sus sufridos padres, que los hemos pillado todos. Y, además, son virus anti-adultos. A mi hijo le dura la enfermedad dos días y yo tardo dos semanas en quitármela e encima. Pasa lo que pasa: que se me junta con el siguiente virus que tan generosamente mi hijo comparte con nosotros.
Eso y que no hay fin de semana que tengamos plan que se vaya al traste, ya sea ir a la sierra, a una casa rural con amigos, una comida familiar o un cumpleaños. Ahora, el fin de semana que diluvia y no hay quien salga a la calle, estamos todos súper sanos.

La peor ha sido esta semana. Desde el viernes encerrados en casa (los niños y yo, claro, que mi marido se ha ido al trabajo más contento que unas pascuas por no tener que lidiar con lo que había en casa). El mayor con placas y el pequeño con bronquiolitis. Los dos con fiebre que les ha durado varios días, toses, mocos y un trajín de antibióticos, paracetamol y ventolín. Una visita a Urgencias y dos al pediatra, eso ha sido todo lo que han salido los niños en una semana, porque entre la fiebre y el mal tiempo, no había quién los sacara. Ellos lo han pasado mal, claro, pero yo tengo la cabeza ya del revés. Los primeros días no di abasto con la preocupación por las fiebres que no desaparecían y porque los niños estaban como unos saquitos, apagaditos y sin ganas de nada.

Pero en cuanto desapareció la fiebre, comenzó la juerga. Hacía demasiado frío como para sacarles todavía, pero, claro, un niño de dos años y medio entre cuatro paredes toda la semana es  como un león enjaulado. A mí ya se me han acabado las ideas para entretenerle en casa. Hemos jugado con todos sus juguetes (fundamentalmente con los coches, las cocinitas y las construcciones), hemos pintado con las manos, con las pinturas y con los sellos, hemos leído mil veces todos sus cuentos y un par nuevos que le compré cuando fuimos al médico. Hemos hecho todos los puzzles, cantado canciones, inventado bailes, visto dibujos, hojeado los álbumes de fotos. Me ha ayudado con las tareas de la casa. Hemos jugado al escondite, con la pelota, con los globos, a los dragones, a los piratas y al cole (él hace de profe, su hermano y yo de alumnos). Y todo eso con un bebé intranquilo y malito que reclamaba atención constante, los habituales cambios de pañales y visitas al orinal, venga a cocinar sus comidas favoritas (porque anda desganado). La casa, como suponéis, manga por hombro, mi tesis abandonada y los post de esta semana (confieso, confieso) estaban ya escritos de la semana pasada, que tuve más tiempo para escribir.

Ya está aquí el fin de semana. Los niños están mejor y en el horizonte del lunes se ve ya la vuelta al cole del mayor (¡bendito colegio!). Claro que mi marido ya me ha anunciado esta mañana que parece que le duele la garganta y él es peor que los niños cuando está malo. Lo dicho. Si la semana que viene no escribo, es que he terminado de volverme loca.

8 comentarios:

  1. Calma y mucha paciencia , son rachas que parecen venir todas juntas pero pasan . A esas edades es lo que toca . A mí también me pasó , pero a medida que van creciendo ya se enferman menos o nada . Los virus de los niños son los peores , por eso cuando están con ellos se aconseja no ver a los abuelos porque los adultos lo pasamos peor . Yo no me enfermaba mucho ,la verdad, habré pasado alguno de ellos pero no demasiado ,¡Cuida tus defensas!.Yo cuando empezaban malos , venga a tomar zumo de naranja recién exprimido con una vitamina bien completa ,por lo menos una semana , luego lo dejaba porque no me gusta tomar pastillas más allá de las necesarias,pero se notaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me habían advertido que el primer año de guarde/cole era el peor y que se contagian de todo, pero aún así no esperaba este cúmulo de enfermedades. ¡Qué suerte que te contagiaran poco! Como dices, debo estar baja de defensas porque me llevo todo. Un beso!

      Eliminar
  2. jajajaja, pobrecita!!! mucho ánimo!! esperemos que no lo pille tu marido también!! Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de mi marido, de momento, no ha pasado de un poco dolor de garganta... Y ya mañana volvemos a las rutinas normales. Sólo espero que los virus nos den ahora una tregua! Besitos!!

      Eliminar
  3. Vaya semanita. Muchos ánimos que como dice Seoane son épocas, los íos no se ponían malos a la vez, sino que uno después de otro, hubo una época en la que siempre había alguien enfermo en casa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte ya están todos recuperados... Esperemos que dure! Gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Mira a mi lo del cole me agobia más qie otra cosa. Prefiero el fin de semana.
    Te entiendo a la perfección, es desesperante cuando los 2 están malps y no sales de urgencias y encima te lo pegan a ti. Madre mía. Ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calla, calla, que vuelvo a tener al pequeño con bronquiolitis... Leve, afortunadamente, pero llega justo para ver si posponemos la comida de Navidad con los amigos (y sin niños)... Lo que yo digo, que no levantamos cabeza.

      Eliminar