lunes, 17 de noviembre de 2014

Día Mundial del Niño Prematuro

Hoy tenía pensado escribir sobre la novela de Jane Austen que me he leído este fin de semana, pero lo dejaré para otro día, porque al encender el ordenador, me he encontrado que el blog Y, además, mamá ha publicado un precioso post sobre el Día de los Bebés Prematuros. No tenía ni idea que la OMS y otros organismos internacionales habían instaurado que hoy, 17 de noviembre, recordásemos a esos peques que, por una razón u otra, llegan antes de tiempo. Teniendo en cuenta lo que hemos pasado este año, he aparcado a Jane Austen para sumarme a esta campaña.

Mi hijo pequeño nació de 30+5, que en el lenguaje de los partos significa que tenía 30 semanas y 5 días. He hablado de ello en ocasiones, aunque nunca con gran profundidad, porque ha sido una de las experiencias más duras de mi vida. Tanto el parto traumático por cesárea de urgencia, como los diez primeros días en los que se debatió entre la vida y la muerte, mientras sus pulmones se negaban a respirar solitos y se paraban de golpe dándonos unos sustos horrorosos, así como el resto del mes y medio que vivimos en Neonatos, con el mayor pasando de abuela en abuela, triste y aturdido.

Aún ahora sueño con aquellas semanas, con aquellos instantes en los que el mundo parecía detenerse porque mi hijo dejaba de respirar y una turba de médicos y enfermeras le rodeaban tratando de que no se fuera definitivamente. Hace una semana le dije a mi marido que aún soñaba con lo que pasó y él me reconoció que también, que se despertaba de golpe, asustado, pensando en aquellas máquinas y tubos que de tanto mirar nos sabíamos de memoria. Creí que cuando lo tuviéramos en casa, sano y salvo, se acabarían las pesadillas. Ahora me pregunto si alguna vez superaremos lo que nos pasó.

Por eso hoy quiero dedicar este post a todos esos niños que, como el mío, llegan antes de tiempo. Niños fuertes y luchadores. También para dar ánimos y consuelo a los padres que ahora mismo están delante de una incubadora, muertos de miedo y sacando fuerza hasta de su sombra. Y también para dar las gracias a todos los médicos, enfermeras y auxiliares que pelean en las UCIN y trabajan infatigables para que esos bebés salgan adelante.

8 comentarios:

  1. Te leo y no puedo ni hacerme la idea de lo mal que lo habéis tenido que pasar. No sabes cómo me alegro que todo haya salido bien al final y todo haya merecido la pena, un ole por tu chiquitín!!!! Muchos besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. No iba a escribir hoy sobre esto, pero al ver lo que se celebraba no he podido menos que publicar unas líneas, ya que somos de los muchos afortunados que sus niños salen adelante y eso hay que recordarlo. Por nosotros y por los padres que están pasando ahora por ello. Besos!

      Eliminar
  2. Ay, qué pena me ha dado leer lo mal que lo habéis pasado. No me extraña que sigáis soñando con ello, es durísimo. Nosotros estuvimos sólo cuatro dias en Neonatos y fue durísimo, incluida la vuelta a casa, porque te sientes muy indefenso.¿Está bien? ¿le ha quedado alguna secuela?
    Un beso enorme para vosotros y para todas las familias que pasan por esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que lo pasamos fatal, pero salió adelante. Aún vamos dos veces por semana a rehabilitación, pero es para que se ponga al día en el desarrollo motor (tú sabes bien que los prematuros van más despacito) y tenemos revisiones constantes, pero salvo alguna cosa menor, está bien.
      Muchas gracias por tu comentario. Un beso grande.

      Eliminar
  3. ¡Qué duro tiene que haber sido! Pero me alegro mucho que hayan salido de ello , y que continúes hacía delante . Está muy bien que exista este día para tener en cuenta a los prematuros y sus familias.
    ¡A cuidar a ese campeón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sí que fue duro, pero ha merecido la pena por tener con nosotros a nuestro peque. Besos!

      Eliminar
  4. Madre mía, un bebé de 30 semanas, si a mí me impactaba ver al mío de 34! Afortunadamente estuvo solo 8 días en intermedios, así que me imagino lo duro que fue para vosotros, y la angustia por la respiración... No me extraña que todavía soñéis con aquellos momentos. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que fue duro, pero por suerte salió adelante, que al final es lo que cuenta. Es verdad que es impactante lo chiquititos que son, pero también tienen una fortaleza especial. Gracias por pasarte y comentar. Un beso.

      Eliminar