viernes, 1 de agosto de 2014

Celos que quitan el hambre

El mayor empieza a comer de nuevo. Siempre ha comido estupendamente (aunque algo remolón para la fruta), pero desde que el bebé llegó a casa se ha vuelto muy difícil conseguir que haga una comida completa. Al principio no le dimos mucha importancia, porque sabíamos que los celos iban a llegar y debían llevar su propio proceso. Pero el bebé ya va camino de los cuatro meses y el mayor, aunque le adora y le da muchos besos y achuchones, ya rechaza hasta las salchichas. Pero anoche estuvo saltando en las camas elásticas y hoy ha tenido una jornada de playa intensa y extenuante. Ha hecho todas las comidas, incluida la merienda. Espero que no sea una excepción.

.

1 comentario:

  1. Ay los celos!!!! Lo mal que se pasa; ellos porque sufren, y los padres por no saber como actuar a veces!

    ResponderEliminar